ingresa los términos de búsqueda:
Subir
#

Twitter

Heart on

Instagram

Like @

Facebook

 

Los principios del branding emocional en el marketing digital

¿Por qué somos incondicionales a una marca? Tendríamos que llegar al fondo del corazón del consumidor para saberlo, es que serles fieles a un producto no es cuestión de calidad, de precio, o de simple gusto; es porque hay un lazo emocional que influye en nuestra elección. Con la globalización y el acceso ilimitado a nuevos artículos e información sobre ellos, el mercadeo tradicional y el marketing digital en particular, tienen la compleja tarea de crear valores afines con su público, de conectarse a nivel más personal con él y de crear estrategias 360 que brinden experiencias realmente emotivas y vinculantes.

El llamado branding emocional es aquel que busca conectar con las personas a través de la emoción y no tanto con la razón, es el que entiende que el consumidor no es solo quien desembolsa el dinero, es alguien que siente, piensa, desea, se sorprende e interactúa.

Con el marketing digital las probabilidades de éxito son relativas, dado que es una estrategia que se relaciona con cientos de audiencias distintas cada una movida por diversas motivaciones; sin embargo existen unos principios que tenidos en cuenta al momento de su desarrollo, pueden despertar sentimientos hacia una marca.

Más persona menos consumidor

Ya lo dijimos, somos seres que vivimos y experimentamos sensaciones especiales. Si se logra que la mención del nombre de nuestra marca evoque sabores, olores, colores y hasta recuerdos, tendremos un espacio ganado en la mente del consumidor.

Más experiencia menos producto

Se debe encontrar la manera de que la marca consiga emocionar para que trascienda su uso, se quede en la memoria de las personas y represente algo positivo para ellas.

Más aspiración menos notoriedad

En particular en el mundo digital la reputación es importantísima, estar en boca de todos no es suficiente; el imperativo es crear mensajes y experiencias interactivas (promociones o concursos) que generen percepciones positivas entre los usuarios.

Más personalidad menos identidad

Aunque la identidad de marca está bien, cualquier compañía puede construir una. La clave es dotarla de atributos distintos y carismáticos tanto en el mundo real como en el digital. Este último es el más relevante ya que se ha convertido en la nueva línea de atención al cliente, lo que supone una oportunidad de conseguir una respuesta emocional inmediata.

Más diálogo menos comunicación

En la era digital la comunicación unidireccional se acabó, el consumidor ya no es más un simple receptor, hoy tiene los espacios para expresar su opinión y cuestionar directamente a las marcas. El camino es establecer una relación de tú a tú entre empresas y usuarios, y obvio, escucharlos.

Más presencia emocional

El marketing digital tiene todas las herramientas para crear una conexión emocional real y duradera con su audiencia por medio de publicaciones acordes a los imaginarios del público. Una de ellas puede ser una estrategia de contenidos cargada de mensajes significativos y útiles.

Como la mayoría de acciones de marketing, las de branding también apuntan a las ventas pero cuando se orientan a tocar fibras sensibles lo más probable es que la transacción que se busca en un principio se repita por muchas veces más.

Consultar un asesor especializado