ingresa los términos de búsqueda:
Subir
#

Twitter

Heart on

Instagram

Like @

Facebook

 

¿Son seguras tus redes sociales?

Aunque muchos tenemos indicios de cómo protegernos en las redes sociales, somos pocos los que realmente tomamos medidas para mantener nuestra información a salvo, ni siquiera tenemos claros los problemas que nos puede acarrear no ser estrictos con la seguridad.

Las redes sociales se han convertido en parte de nuestra vida cotidiana a tal punto que millones de personas pasan más tiempo en el mundo virtual que en el real, así que es obvio que la delincuencia también esté allí en búsqueda de nuevas víctimas.

Es evidente que las redes sociales se esfuerzan a diario por dotar a sus plataformas de los mejores sistemas de protección posibles; pero ninguna acción es suficiente cuando se trata de resguardar nuestra integridad física, moral y económica.

Si bien ninguna medida es suficiente, hemos recogido tres simples consejos en seguridad con gran aceptación entre los expertos.

  1. Jamás publicar datos sensibles ni contenido privado como puede ser la dirección de residencia o trabajo, el teléfono personal o presumir el nivel económico. Es posible pensar que cierta información que enviemos o compartamos en redes sociales incluso con personas de confianza, resulte inofensiva, sin embargo después de que salga de nuestras manos perdemos control sobre quién la ve o cómo la utiliza. Pese a que cada uno tiene un concepto diferente de lo que es privado y lo que no, un post en Facebook diciendo que se está de vacaciones puede indicarle a los ladrones que tu casa está sola.
  2. Tener cuidado con las amistades y contactos que tenemos en las distintas redes sociales y con a quién dirigimos el contenido. No todas las plataformas tienen el mismo perfil, tanto las personas como el mismo tipo de contenido cambian de una a otra, así que los post y el mismo objetivo de estar ahí tienen que adecuarse a esas diferencias. En Twitter (enlazar a https://twitter.com/), donde cualquiera nos puede seguir y no podemos saber quién mira los tweets, cómo los interpreta o manipula, la publicación de información personal puede ser una decisión bastante riesgosa.
  3. Revisar periódicamente la configuración de privacidad de nuestro teléfono inteligente y de sus aplicaciones. No solo porque es el dispositivo desde el que más accedemos a las redes sociales, sino también porque en él quedan huellas digitales sobre toda nuestra actividad como fotos, registros de visitas a lugares y notificaciones, las cuales tienden a dar idea sobre qué tenemos, dónde estamos y con quién.

Pese a que muchos de los problemas en las redes sociales no van más allá de un malentendido, nunca sobra implementar cualquier pauta que las haga más seguras. Para los menores la única medida confiable es que accedan a ellas bajo la supervisión de un adulto responsable.